Vi Bohemian Rhapsody, y…

Vi Bohemian Rhapsody, y…

Bohemian Rhapsody (2018), dirigida por Bryan Singer, con una fascinante actuación de Rami Malek interpretando a Freddie Mercury, es una buena película, a secas; que pudo ser mejor, pero no lo fue. Un gran potencial, que aunque no fue del todo desperdiciado, tampoco logró alcanzar la meta.

Primeramente hay un par de puntos muy importantes a considerar, que podemos aplicar a prácticamente todas las películas con tramas biográficas:

  1. La historia la escriben los vencedores sobrevivientes. Siempre ha sido así y probablemente siempre seguirá siendo así, nada que hacer ante uno de los pilares fundamentales de la historia como la conocemos. Pero es algo que nunca podemos olvidar  es que, debido a este principio, siempre debe ser vista con cierto escepticismo.
  2. Para nadie es un secreto que, durante la producción de cualquier filme, directores, escritores, actores, editores y demás partes involucradas en ésta, SIEMPRE van a tomarse algunas libertades creativas (especialmente aquellas películas dirigidas a las masas). Lo cual no es bueno ni malo, simplemente un filme con carácter comercial tiene como principio atraer a la mayor audiencia posible y lograr un retorno económico; es por ello que busca generar mayor impacto en el público, aunque a veces esto signifique “alterar” un poco la narrativa, para hacerla más atractiva.

Dicho lo anterior, lo cierto es que Bohemian Rhapsody queda muy por detrás de “lo que pudo haber sido“. No es que odie la película, por el contrario, no me parece particularmente mala, y sin duda la recomendaría -e incluso la volvería a ver en cuanto esté disponible en streaming; pero incluso gustándome, creo que hay algunos puntos que vale la pena cuestionar. Y claro que puedo entender por qué tanta gente quedó insatisfecha con el resultado final.

Y es que si una película tiene los derechos para usar la música de Queen, es obvio que va a dar de qué hablar porque, ¿a quién no le gusta Queen? no por nada es considerada una de las bandas de rock más importantes de la historia; pero luego de nuevo, hay que preguntarse ¿realmente lo atractivo de esta película es lo que los productores muestran al público, o simplemente es el fantástico soundtrack que de cualquier forma se puede escuchar en Spotify?

Trataré de ser lo más constructivo posible. Lo mejor de Bohemian Rhapsody es, sin duda, Rami Malek; no cabe duda que es un gran actor y logra retratar bastante bien la figura de Freddie Mercury: trabajo que no es fácil lograr. Quizá siempre quede la duda de ¿cómo hubiera sido? el papel en manos de Sacha Baron Cohen, con quien el público estuvo bastante dividido cuando, originalmente, fue anunciada su participación en la Biopic. Personalmente soy del grupo de los que creen que el papel le habría venido espectacular: si algo nos dejó Les Miserables, es el conocimiento de que, como actor y como vocalista, Sacha Baron Cohen es tan bueno como Rusell Crowe es malo. Pero también considerando sus inicios (Borat y Brüno), es fácil entender como muchos estaban preocupados de que Sacha pudiera llevar el personaje de Freddie en la dirección equivocada. Así que nada que decir al respecto, odien o amen la película, lo cierto es que Rami fue un gran acierto.

Lo que no fue un acierto, es lo que la biopic hizo con el papel de Freddie, algo que va más allá de la buena actuación de Malek. Justo como mencionaba al principio de la reseña, la historia la escriben los sobrevivientes, y a veces, cuando ellos forman parte de la película… bueno, suelen acomodar algunas cosas a su beneficio. Y los buenos amigos Brian May y Roger Taylor logran lucir como todos unos ángeles al lado de Freddie: nunca llegaban tarde, dejaban las fiestas temprano, siempre lucían impecables, eran excelentes padres y esposos, nunca cometían excesos… estamos hablando de una banda de Rock en la década de los 80, ¡por todos los cielos! la cocaína era básicamente el glaseado en el cereal, ¿a quién quieren engañar? Naturalmente muchos íbamos a notar que bastantes partes de la historia estaban fabricadas. Cuando eso pasa, es normal sentirse estafado. Y a nadie le gusta sentir que lo están estafando.

(Después de esta línea inician SPOILERS)

Por ejemplo: La escena que precede a la legendaria presentación de Queen en el Live Aid (considerada, por cierto, como la mejor presentación de rock en vivo de todos los tiempos), en la que Freddie anuncia a la banda que tiene SIDA, no sólo miente respecto a que Queen no había tocado en vivo durante “mucho” tiempo, a pesar de que en la vida real acababan de terminar la gira mundial de su álbum The Works (1984 a 1985), sino que en realidad  Freddie no fue diagnosticado sino hasta 1987, dos años después del concierto.

¿Y qué hay de la escena de la “separación de la banda“, en la que Freddie anuncia que va a aplicar un Beyoncé, abandonándolos para perseguir una carrera como solista, mientras el resto de la banda es presentada como que su única preocupación es que “la familia” se rompa y quedan con el corazón destrozado ante tal acto de egoísmo y desinterés? Bueno, no sólo Queen nunca se separó, sino que Brian y Roger ya habían lanzado proyectos en solitario años antes, 1983 y 1981/1984, para ser exactos; eso sin mencionar que Freddie siempre habló públicamente (hay entrevistas en vivo) del apoyo que recibió de los miembros de la banda para producir su material en solitario, por lo que ¿a quién se le ocurrió una escena en la que Freddie es culpado de “separar a Queen”?

O la escena colección de escenas en las que retratan a Freddie como un alma solitaria y autodestructiva, incapaz de cosechar y mantener amistades reales, no-tóxicas, y que no tiene a nadie con quién hablar ni divertirse; por alguna razón la producción decidió que no era de ningún modo importante mencionar la gran amistad entre Freddie y Lady Di, así como otros personajes del jet set británico.

Otra de las criticas generalizadas hacia la película, que quizá pueda explicar en parte lo antes mencionado, es que la historia lleva un ritmo ridículamente rápido (en especial todo el primer acto), algo en lo que estoy completamente de acuerdo. Entiendo que intentar meter 21 años de una de las bandas de rock más influyentes de la historia en un filme de poco más de dos horas es una pesadilla logística y extender la duración más allá de ese límite es como jugar ruleta rusa: puede ir muy bien o puede terminar en desastre. Lo entiendo. Pero vaya que decidieron irse por un camino cuestionable y apresurar lo que pudo ser una de las partes más interesantes de la historia, a tan sólo un parpadeo: tenemos a la banda, unos completos desconocidos, preocupados por dinero, en una camioneta descompuesta en medio de la nada y sólo dos escenas después están de gira y son todo un fenómeno mundial. O la forma en la que las canciones parecen componerse en cuestión de minutos, in situ y unos segundos después ya son himnos del rock.

En fin. Hay mucho que se puede decir sobre esta biopic y puede que parezca demasiado crítico. De nuevo, personalmente me gustó, y sin duda la recomiendo, tanto a auténticos fans de Queen, como al público en general. Pero al final, y precisamente por que me gustó y reconozco que había un gran potencial, es que me quedo con la idea de que es una buena película que pudo ser mucho mejor, pero al final no lo fue.

Mi calificación: 4.3 / 5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s